Time: 6:09

Clama a mí y yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces"

Viernes, 24 Febrero 2017 12:55

Reflexión

 

 

“Clama a mí y yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces"

                                                                                                                    Jeremías 33:3

 

No sólo en momentos de angustia, deberíamos de recurrir a Dios, sino también, cuando todo va  bien deberíamos agradecer por cada mañana que despertamos, por la salud de nuestros hijos, padres, hermanos, por el trabajo que tenemos, por esa gracia del padre que recibimos, muchas veces no nos damos cuenta de la ingratitud que tenemos con Dios y sólo lo recordamos cuando las cosas van mal y nos enojamos con Él, cuando no salen las cosas y jamás nos detuvimos a pensar qué hicimos nosotros para acercarnos a Él? Cuando las cosas estaban bien, no existía Dios pero cuando todo se puso lúgubre, dijimos: Acudiré a Dios para que me ayude. "Pero eso es muy injusto, nuestro padre quiere que siempre estemos con Él, porque Él es un Dios de Misericordia, tiene tanto amor para darnos, que nosotros no lo valoramos y recurrimos a curanderos y a prácticas ocultistas, que nos acercan más al enemigo y a un laberinto sin salida. Dios es nuestra única salvación, nuestro padre que nos espera gozoso, para disfrutar de su gloria; bien dice en Jeremías 33/3 Clama a mí y yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces"

 

Hermanos míos: Sólo Dios es nuestro amparo, nadie podrá ayudarnos ni protegernos como Él, da gracias por cada día de tu vida y pídele su bendición y no claudiques ante las dificultades, porque si Dios está contigo nadie te hará daño. Isaías 41: No temas porque yo soy tu Dios y estoy contigo.

 

Contactos:

 Sandra Bazan

 Tel. +5959 83 931 355

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 57 veces
Más en esta categoría: « Amor verdadero