Time: 6:06

Goya - Corrientes Conociendo a Dios

Jueves, 18 Agosto 2016 11:30

Goya - Corrientes

Conociendo a Dios

Finalizábamos el Folleto 3 “Cosas que debes saber”; resaltando la importancia de reconocer, que es en Dios en quien ponemos toda la esperanza al participar de este Programa. Creemos que es sumamente necesario conocer a Dios por lo que verdaderamente es, y no por lo que “nos parece”, “lo que nos contaron” o “por lo que la cultura y la tradición” nos indicaron.

Es fundamental que a la hora de levantar la mirada, en búsqueda del auxilio de ese “Ser Superior”, lo hagamos con el conocimiento correcto de la persona de Dios; para alcanzar el éxito de nuestra búsqueda de libertad integral de nuestra personalidad.

De esta forma, no sólo llegaremos a un despertar espiritual de la mano del correcto conocimiento de Dios, sino que gracias a esto el resto de nuestro ser “cuerpo y alma” alcanzarán la armonía necesaria para una vida plena.

 

Los 12 Pasos

Como vimos los 12 pasos tienen su origen a partir de la fundación de Alcohólicos Anónimos, organización que a su vez tiene origen profundamente cristiano en el programa del Grupo Oxford, un movimiento cristiano popular de los Estados Unidos y Canadá a principios del Siglo XX.

Por este motivo, creemos necesario retomar el espíritu original de estos 12 pasos con la particularidad de la referencia bíblica que los respaldan.

Doce Pasos y Sus Comparaciones Bíblicas

1 - Admitimos que no tenemos poder sobre nuestras adicciones y comportamientos compulsivos y que nuestra vida ha llegado a ser inmanejable.

“Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa, nada bueno habita. Aunque deseo hacer lo bueno, no soy capaz de hacerlo.” (Romanos 7:18)

2 - Creemos que un poder más grande que nosotros puede restaurarnos a la cordura.

“Pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad.” (Filipenses 2:13)

3 - Tomamos la decisión de entregar nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de Dios.

“Depositen en Él toda ansiedad, porque Él cuida de ustedes.” (1 Pedro 5:7)

4 - Hicimos una búsqueda y un minucioso inventario moral de nosotros mismos.

“Hagamos un examen de conciencia y volvamos al camino del Señor” (Lamentaciones 3:40).

5 - Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otra persona, la naturaleza exacta de nuestros pecados.

“Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros para que sean sanados.” (Santiago 5:16)

6 - Estamos completamente dispuestos para que Dios remueva todos nuestros defectos de carácter.

“No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente.” (Romanos 12:2)

7 - Humildemente pedimos a Dios que nos libere de todas nuestras deficiencias.

“Si confesamos nuestros pecados, Él, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.” (1 Juan 1:9)

8 - Hacemos una lista de todas las personas que hemos dañado y estamos dispuestos a enmendar todo lo que les habíamos hecho.

“Si es posible, y cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos.” (Romanos 12:18)

9 - Hacemos arreglos directos con las personas siempre que sea posible, excepto cuando esto pudiera dañar a estas personas o a otras.

“Por lo tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda.” (Mateo 5:23 - 24)

10 - Seguimos haciendo un inventario personal y cuando nos equivocamos rápidamente lo admitimos.

“Por lo tanto, si alguien piensa que está firme, tenga cuidado de no caer.” (1 Corintios 10:12)

11 - Buscamos a través de la oración y el estudio de la Palabra de Dios mejorar nuestra relación con Él, orando sólo para conocer Su voluntad para con nosotros y poder para llevarla a cabo.

“Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza.” (Colosenses 3:16a)

12 - Habiendo tenido una experiencia personal como el resultado de estos pasos, intentamos llevar este mensaje a otros y practicar estos principios en todas nuestras áreas. “Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado.” (Gálatas 6:1)

Congregación Cristiana de Goya

Bartolomé Mitre 1337

Goya - Ctes.

(Folleto 3)

www.facebook.com

 

/programadeayudamutua

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 81 veces