Time: 6:07

Equipo correntino a Ecuador

Viernes, 24 Junio 2016 09:37

Un equipo de tres valientes está partiendo a Ecuador durante las próximas semanas para sumarse a las labores de ayuda que cientos de personas desinteresadas están realizando a partir del terremoto que sacudió esta nación el pasado 16 de abril.

 

Ellos son obreros de Juventud Con Una Misión (JuCUM) de Corrientes Capital y además miembros de la Iglesia Centro Familiarde la Ciudad plantada por este ministerio. Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a uno de ellos, Santos Solís, quien además de ser parte del equipo de liderazgo de dicha iglesia, es miembro voluntario del Cuerpo de Bomberos.

 

1.       ¿Nos puede contar en qué consiste este proyecto del viaje a Ecuador?

Consiste primeramente en ayudar a las víctimas por el terremoto ocurrido el pasado 16 de abril. En primera instancia somos tres personas en el equipo.

 

2.       ¿Qué tareas específicas proyectan hacer allá?

Estamos capacitándonos a través de cursos que estamos realizando en nuestra iglesia Centro Familiar, como por ejemplo, la cultura ecuatoriana, entre otras áreas.

Pero las tareas que realizaremos son diversas, desde distribuir víveres hasta remover escombros y atender a las personas que lo necesiten.

 

3.       ¿Cómo ha sido el proceso de organización de este viaje?

Dios no nos ha dejado de sorprender como equipo. Estamos viendo su mano y fidelidad.  Hemos ido juntando las finanzas poco a poco, puertas que estaban cerradas se han abierto. A medida que pasan los días y las horas vamos viendo la provisión de Dios.

 

4.       Por favor compártanos algún testimonio con respecto a las puertas de provisión económica que Dios ha abierto para ustedes.

Tuvimos un retiro de celebración de los 20 años de JuCUM hace un par de semanas. Durante ese evento muchos hermanos y hermanas ofrendaron para nosotros, incluso hubo alguien que ofrendó un reloj pulsera de muy alto valor económico y un celular.

5.       ¿Qué es lo que les ha motivado a emprender este proyecto?

Una persona me preguntó el por qué de este viaje, por qué tanto gasto y esfuerzo para ir tan lejos y realizar una tarea que probablemente será tan pequeña en comparación a la realidad que necesita ser solucionada allá.

Solo le pedí a esa persona intentar ponerse en el lugar de las personas afectadas allá y pensar en lo hermoso que sería saber que una persona vino desde tan lejos sólo para ayudarte en la necesidad que estás pasando. Para aquellos que no viajan con nosotros, sólo les pedimos entender que alguien tiene que hacer este trabajo. Para eso estamos los que hemos sido tocados por Dios, para esto Dios nos ha llamado.

6.       ¿Cuál es la mayor expectativa del equipo para este viaje?

 

La mayor expectativa es estar con la gente, escuchar sus testimonios, poder reflejar para ellos el carácter de Cristo en lo que hacemos, poder ver a la gente sonreír, reafirmar su identidad como ecuatorianos.

Valora este artículo
(0 votos)
Visto 131 veces