¿Hasta dónde llegan los sueños?

En “EMPRENDEDORES QUE TRANSFORMAN CIUDADES” los acompañaremos, por medio de tips, historias emprendedoras, reflexiones y otras herramientas, para que inicien o continúen o descubran nuevas estrategias que le permitan trazar un camino exitoso hacía sus Sueños / Objetivos.

Dice la Palabra de Dios:  

La Palabra de Dios nos enseña: “y persistió en buscar a Dios en los días de Zacarías, quien tenía entendimiento por medio de la visión de Dios; y mientras buscó al Señor, Dios le prosperó”

2 Crónicas 26:5

Cuando nos referimos a sueños no solo pensamos en ganar dinero, o fama o poder. Creemos que los sueños son más que eso. Los verdaderos sueños involucran formar una familia, finalizar una carrera, obtener un  título, conocer el mundo, etc. y en especial servir a Cristo con todos nuestros recursos (conocimientos, tiempo, talentos, dinero, etc.).

Los sueños que involucran a Dios y a los seres queridos, son sueños que nos hacen realmente felices.

Es sumamente importante entender que todos podemos ser emprendedores, que Dios es nuestro mayor consejero y socio en todo lo que hacemos, y que por medio de Él no existen los limites. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”

Por tal motivo, te recomiendo que busques a Dios, para que lo que te falte Él lo añada (Mateo 6: 33).

En esta oportunidad, vamos a tratar TRES PASOS PARA AVANZAR EN NUESTRO EMPRENDIMIENTO,

Para transformar un sueño en un negocio rentable, el primer paso que debemos dar es: llevar nuestra idea hacia una meta definida y clara.

Por medio de la investigación del mercado (IDM) podemos ver con mayor claridad qué se necesita y cómo debemos comenzar. La IDM la realizamos haciéndonos las siguientes preguntas: ¿Por que?, ¿Dónde?, ¿Cuándo?  y  ¿Cómo?

El ¿Por qué?, se refiere al motivo principal o motor del emprendimiento. Es lo que lo fundamenta.

El ¿Dónde?, básicamente tiene que ver con el lugar donde va a funcionar. Ubicación geográfica. 

El ¿Cómo?, es el camino que tomo. Determina una metodología de actividades para que pueda llegar a cumplir mis objetivos.

Luego hacemos un trabajo de campo: Captación de datos. Muestreo. Experimento. Análisis. Informe. Simulación y toma de Decisión.  

El ¿Cuándo?, tiene que ver con el momento más favorable para comenzar la actividad.

El segundo paso es: CONOCERSE  EN LO PERSONAL Y PROFESIONAL

En esta oportunidad utilizaremos una excelente herramienta para conocer nuestras Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (F.O.D.A.) que pueden llegar a demostrar las distintas características internas y externas de nosotros mismos, de nuestra organización, de nuestro servicio o producto. Lo interno: Fortalezas y Debilidades. Lo externo: Oportunidades y Amenazas. Lo interno lo puedo controlar y cuento con el poder de modificar, con lo externo tengo que planificar e idear estrategias para alcanzar o superar.

El F.O.D.A, nos permite responder a distintas preguntas como: ¿En que situación nos encontramos?, ¿Cuáles deben ser nuestros primeros pasos?; ¿Dónde estamos ante lo que queremos emprender?

De esta manera la utilizamos para conocer las ventajas y desventajas personales y donde estoy situado en relación a mis recursos. Ajustando lo que hay que ajustar, maximizo lo que pretendo emprender. Buscamos de esta manera tener lo necesario para la mejor toma de decisiones y para dar los primeros pasos hacia el éxito de nuestros objetivos.

Albert Einstein dijo: «No busques ser alguien de éxito sino busca ser alguien valioso: lo demás llegará naturalmente.»

Recomendamos hacer este tipo de análisis a aquellos emprendedores que desean comenzar sus proyectos para obtener una clara visión de lo que pueden ofrecer y que deben ajustar.

El tercer paso es: DISEÑAR, CON LA INFORMACIÓN OBTENIDA, UNA ESTRATEGIA PARA ALCANZAR UNA CLARA VISIÓN Y MISIÓN.

Se sugiere que todo lo obtenido (datos, información primaria, información secundaria, estadísticas, etc.) se vuelque en papel para poder observar con mayor claridad las estrategias o pasos de acción más convenientes. Estas decisiones nos van a permitir diseñar un plan y/o planes alternativos y una acción estratégica que nos permitirá minimizar riesgos y maximizar beneficios cuando vayamos alcanzando nuestro sueño.

Alguien dijo una vez: “El sueño va pasando por transformaciones al mismo tiempo que los tiempos cambian y las personas cambian.”

¡No salga herido al intentar lograr su sueño!

¿De qué sirve llegar al éxito si por alguna razón no podemos levantar la cabeza debida a las “heridas de guerra” para lograr nuestros objetivos? La idea es disfrutar de nuestro sueño al mismo tiempo que vamos creciendo. Para alcanzar nuestro sueño, lo importante es llegar sanos y salvos al final.

Alguien dijo: «Honrar a Cristo, asemejarse a él, trabajar por él, es la ambición superior de la vida y su mayor gozo»

 Bendiciones

Lic. Gabriel Ascarate

Miembro de la Cámara

Cristiana del Chaco

CCEPECCH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro Boletín

Mantenenos tus datos en privados y solo los compartimos con los terceros que hacen posible este servicios. Lee nuestra política de privacidad.